Menu
La regla de Cramer

La regla de Cramer

Consideremos un sistema d...

¿Necesitas ayuda con las matemáticas? ¿Piensas que nunca serás capaz de entenderlas?

¿Necesitas ayuda con las matemática…

Ahora puedes tener un pro...

Completando cuadrados. Aplicación al cálculo de primitivas o integrales indefinidas

Completando cuadrados. Aplicación a…

Supongamos que me piden c...

La Universidad Europea de Madrid (UEM)

La Universidad Europea de Madrid (U…

La Universidad Europea de...

Cuadratura de un segmento de parábola

Cuadratura de un segmento de parábo…

Una forma de acercarse al...

Ejercicios de aplicaciones de las derivadas y del teorema del valor medio

Ejercicios de aplicaciones de las d…

Se proponen a continuaci&...

Aplicaciones de las derivadas. El teorema del valor medio

Aplicaciones de las derivadas. El t…

Ya hemos hablado en un pa...

Derivada de la función compuesta. Regla de la cadena

Derivada de la función compuesta. R…

Cuando en las matem&aacut...

Prev Next

El misterio del reloj que se paró

El misterio del reloj que se paró

Sarogatip, de origen griego como su amigo Petros, el estudioso de la conjetura de Goldbach, vivía en un lugar separado y solitario, dedicándose al estudio sobre la teoría de fractales.

Allí era feliz, con una vida sin complicaciones, dedicada a la investigación sobre los trabajos de Cantor, y a la realización de sus muy demandadas publicaciones matemáticas.

Su vida se regía, escrupulosamente, por un reloj dictador, colgado de una de las paredes del despacho, que disponía de una sonería deliciosa que no olvidaba ni los cuartos ni las medias.

Ese sistema de control del tiempo le era suficiente, por lo que no disponía de ningún otro reloj, ni de pulsera ni de bolsillo.

Su reloj de pared era de gran exactitud, sólo se paraba si su dueño olvidaba darle cuerda. Cuando sucedía esto, iba a casa de un amigo suyo, aprovechaba para pasar la tarde con él y regresar de noche a casa; eso sí: antes de que fuera de noche.

Al llegar a su casa ponía su reloj de pared a la hora exacta.

¿Cómo era posible esto sin saber de antemano el tiempo que tardaba en el camino?

Si crees tener la solución puedes dejarla en la página de contacto.

Transcribo literalmente el mensaje. Muy bien Víctor, y muchas gracias por la aportación.

Al salir de su casa para ir a casa de su amigo miró la hora que era, cuando llegó a casa de su amigo miró la hora para ver cuanto tiempo tardaba de su casa a la de su amigo. Antes de volver a su casa volvía a mirar la hora que era para sumarle el tiempo que había tardado al ir. Así sabía la hora que era.

volver arriba

lasmatematicas.eu

Aplicaciones

Sígueme

webs de matemáticas