Menu
La regla de Cramer

La regla de Cramer

Consideremos un sistema d...

¿Necesitas ayuda con las matemáticas? ¿Piensas que nunca serás capaz de entenderlas?

¿Necesitas ayuda con las matemática…

Ahora puedes tener un pro...

Completando cuadrados. Aplicación al cálculo de primitivas o integrales indefinidas

Completando cuadrados. Aplicación a…

Supongamos que me piden c...

La Universidad Europea de Madrid (UEM)

La Universidad Europea de Madrid (U…

La Universidad Europea de...

Cuadratura de un segmento de parábola

Cuadratura de un segmento de parábo…

Una forma de acercarse al...

Ejercicios de aplicaciones de las derivadas y del teorema del valor medio

Ejercicios de aplicaciones de las d…

Se proponen a continuaci&...

Aplicaciones de las derivadas. El teorema del valor medio

Aplicaciones de las derivadas. El t…

Ya hemos hablado en un pa...

Derivada de la función compuesta. Regla de la cadena

Derivada de la función compuesta. R…

Cuando en las matem&aacut...

Prev Next

Elementos filtrados por fecha: Sábado, 13 Abril 2013

666, el número de la bestia

  • Publicado en Retos
Extraído del libro Juegos y enigmas de otros mundos, de Martin Gardner

 

Aquí está la sabiduría. Deja que el inteligente cuente el número de la bestia: porque es el número de un hombre, y su número es seiscientos sesenta y seis.

El Apocalipsis 13:18

Al acercarse el año 1000 hubo una gran efusión de sermones y literatura por todo el mundo cristiano que se referían a la aparición inminente del Anticristo, la Batalla de Armagedón y el Regreso de Jesús. Algo así sucedió cuando se vislumbraba la llegada del tercer milenio, y también hace bien poco, con el final del calendario maya. Las sectas adventistas crecen con rapidez, y los evangelistas electrónicos, incluyendo a Billy Graham, hablan cada vez más y más sobre la próxima encarnación de Satán como la Bestia, y sobre cómo se aplicará el 666 a Satanás.

Martin Gardner cuenta en su libro Juegos y enigmas de otros mundos, que sintió curiosidad por saber cómo esta tendencia iba a prosperar en las decadas de 1980 y 1990 y se puso en un trance precognitivo, usando una técnica secreta que los paracientíficos de Stanford Research International desarrollaron por esa época. La información que Gardner obtuvo fue tan asombrosa como extraña. La histeria por el Regreso de Jesús alcanzó un pico máximo en 1999 y no sólo porque este era el último año antes del 2000. Si invertimos 1999, los numerales comienzan con 666. Pero había otros motivos para el nerviosismo. En junio de 1999, el sexto mes del año, el reverendo Sol Luna anunció que era el nuevo mesías. Por esa época el culto a la Luna se había convertido en la secta adventista más grande de los Estados Unidos y superaba holgadamente en número y fortuna a los Mormones, los Adventistas del Séptimo Día y los Testigos de Jehová.

En los siglos pasados, se identificó a miles de líderes políticos y religiosos con la Bestia. Generalmente se deducía el 666 de sus nombres al numerar las letras de un alfabeto de una forma verosímil y luego se sumaban los valores de las letras del nombre de la persona para obtener la suma de 666. Los antiguos cristianos aplicaron de esta manera el 666 a Nerón y a otros tiranos romanos. Los protestantes lo aplicaron constantemente a los nombres de los papas, y los católicos se desquitaron al encontrar en el 666 en los nombres de Lutero, Calvino y otros reformadores. Se lo aplicó a Napoleón, y más tarde a Hitler, Mussolini, Stalin, y a otros dictadores.

Una forma elegante de obtener el 666 de Hitler es usar el simple código: A=100, B=101, C=102, etc. Al sumar las letras de Hitler da como resultado 666.

Gardner se sorprendió al enterarse, durante su trance, de que en julio de 1999 publicó un descubrimiento que había hecho un poco antes ese mismo año. Utilizaba el más simple de todos los códigos: A=1, B=2, C=3, etc. Entonces el valor de cada letra de un nombre se multiplica por 6 y se suman los productos. Cuando este sistema se aplica Sun Moon (Sol Luna) el resultado es 666. La publicación despertó tanta hostilidad entre los Lunáticos que durante meses le atacaron encarnizadamente en la prensa y hasta se salvó por poco de una lunática lo asesinara, pero afortunadamente, tenía muy mala puntería.

Después de despertar de su trance, Gardner revisó cuidadosamente sus extensos archivos sobre el 666. Se le ocurrió que los lectores podrían interesarse no sólo en lo que había sabido por precognición, sino también en algunas de las notables propiedades del 666.

El seis elevado a la sexta potencia, y ese número elevado otra vez a la sexta potencia, da como resultado el número de universos alternativos que pueden entrar en el aparato de Robert Heinlein en la novela El Número de la Bestia.

La suma de los primeros 36 números naturales es 666, y observemos que 36=6·6.

La suma de los cuadrados de los primeros 7 números primos (2, 3, 5, 7, 11, 13, 17) da 666. Observemos cómo esto une al 666 con el número místico 7.

Los primeros 144 dígitos decimales de pi, que descubrió Michael Steuben (profesor de matemáticas en Annadale, Virginia), suman 666. Observemos que 144 es (6+6)·(6+6).

666-01

666-02

666-03

El siguiente versículo de El Apocalipsis que sigue al 13:18 es 14:1. Contiene el número 144.000. Michael Keit, de Highstown, Nueva Jersey, descubrió que si se divide 144.000 por 666 se obtiene el número decimal repetido 216,216216216... y 216=6·6·6. Se podría seguir 66 páginas más, pero sólo hay espacio para cinco entretenidos acertijos.

  1. Si usamos el código que se aplicaba a Hitler, ¿cuál es el día más maligno de la semana?
  2. Pruebe que la Bestia es un Fox (zorro).
  3. Se pueden insertar tres signos + dentro de la secuencia 123456789 para dar la suma 666: 123+456+78+9=666. Si también se permiten los signos − (excepto que un signo menos no se permite delante de la secuencia), ¿cuál es la otra única forma de obtener 666 con sólo tres signos? La suma no puede lograrse con menos signos.
  4. Encuentre la única manera de insertar cuatro signos (cualquiera puede ser + ó −) dentre de 987654321 para dar la suma de 666. Nuevamente, no hay solución con menos signos.
  5. Una interpretación común entre los fundamentalistas de hoy es que 666 representa una deficiencia de 777, que se considera como símbolo de la perfección. Creo que no hay forma de insertar cualquier número de signos + ó − en 123456789 para obtener una suma de 777, y sólo una forma de hacerlo con 987654321. ¿Cuál?
Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

lasmatematicas.eu

Aplicaciones

Sígueme

webs de matemáticas