Menu
La regla de Cramer

La regla de Cramer

Consideremos un sistema d...

¿Necesitas ayuda con las matemáticas? ¿Piensas que nunca serás capaz de entenderlas?

¿Necesitas ayuda con las matemática…

Ahora puedes tener un pro...

Completando cuadrados. Aplicación al cálculo de primitivas o integrales indefinidas

Completando cuadrados. Aplicación a…

Supongamos que me piden c...

La Universidad Europea de Madrid (UEM)

La Universidad Europea de Madrid (U…

La Universidad Europea de...

Cuadratura de un segmento de parábola

Cuadratura de un segmento de parábo…

Una forma de acercarse al...

Ejercicios de aplicaciones de las derivadas y del teorema del valor medio

Ejercicios de aplicaciones de las d…

Se proponen a continuaci&...

Aplicaciones de las derivadas. El teorema del valor medio

Aplicaciones de las derivadas. El t…

Ya hemos hablado en un pa...

Derivada de la función compuesta. Regla de la cadena

Derivada de la función compuesta. R…

Cuando en las matem&aacut...

Prev Next

El manicomio

Preguntando en el manicomio. Preguntando en el manicomio.

No era normal en el mundo de la ciencia. Era la excepción. Pero M. Warletinskaya, joven y muy bella, estaba considerada como una de las más sobresalientes matemáticas de este siglo XXI. Sus trabajos sobre lógica le habían granjeado numerosos premios incluido, en el 2006, la medalla Fields, como premio a su labor en la rama de la lógica matemática.

Aquel verano de 2007, cuando en la T4 de Barajas esperaba un vuelo de Iberia con destino a Estambul, donde pensaba pasar quince días saboreando las bellezas históricas y monumentales de la antigua Constantinopla, la megafonía la requirió con urgencia a la ventanilla de información de Aena.

Sorprendida y preocupada, recogió su pequeña mochila y salió rápidamente para conocer la causa de la llamada.

En la mesa de información le comunicaron que era requerida su presencia en el manicomio de Ciempozuelos por asunto grave, y que allí ya le daría una explicación la Policía Nacional.

Nunca antes había tenido que ver con un psiquiátrico, ni tenía parientes enfermos que pudieran haber sido hospitalizados. Esta reflexión la tranquilizó pensando que la querían para consulta de algo en lo que pudiera pensarse que sus conocimientos pudieran ser útiles.

Efectivamente fue así. Se la requería para que investigase si había algo de anormal en la institución mental que requiriese de actuaciones legales y policiales.

El psiquiátrico era de esos en que los únicos habitantes eran pacientes y médicos; los médicos constituían la totalidad del personal técnico. Cada habitante, paciente o médico, o bien estaba loco, o bien era cuerdo.

Además, los cuerdos eran totalmente cuerdos y un cien por cien exactos en todas sus creencias; sabían que todas las proposiciones verdaderas eran verdaderas y sabían que todas las proposiciones falsas eran falsas. Sin embargo, los enfermos mentales eran completamente inexactos en sus creencias; creían que todas las proposiciones verdaderas eran falsas y que todas las falsas eran verdaderas.

También se sabía que todos los habitantes tenían la virtud de ser sinceros; dijeran lo que dijeran, siempre lo creían.

Conocidos estos datos la profesora Warletinskaya se acercó a un habitante del manicomio y le preguntó:

- ¿Es usted un paciente?

- Sí -respondió él.

Warletinskaya se volvió al comisario de policía que le acompañaba y le dijo:

- Hay que tomar medidas de inmediato, en este manicomio hay serios problemas.

¿Como supo la eximia profesora que había problemas?

La solución me la envía Santi, un antiguo alumno de 2º de Bachillerato. Ahora ya está en la facultdad. Muchas gracias Santi, transcribo literalmente el mensaje que me enviaste.

Obviamente, la respuesta nunca podría ser "Sí", ya que si hubiese preguntado a una persona cuerda la respuesta sería "No", puesto que dicen siempre la verdad. Y si hubiera preguntado a un loco, la respuesta sería "No", puesto que lo son y creen que lo verdadero es falso y lo falso, verdadero.

volver arriba

lasmatematicas.eu

Aplicaciones

Sígueme

webs de matemáticas