Menu
¿Necesitas ayuda con las matemáticas? ¿Piensas que nunca serás capaz de entenderlas?

¿Necesitas ayuda con las matemática…

Ahora puedes tener un pro...

Completando cuadrados. Aplicación al cálculo de primitivas o integrales indefinidas

Completando cuadrados. Aplicación a…

Supongamos que me piden c...

La Universidad Europea de Madrid (UEM)

La Universidad Europea de Madrid (U…

La Universidad Europea de...

Cuadratura de un segmento de parábola

Cuadratura de un segmento de parábo…

Una forma de acercarse al...

Ejercicios de aplicaciones de las derivadas y del teorema del valor medio

Ejercicios de aplicaciones de las d…

Se proponen a continuaci&...

Aplicaciones de las derivadas. El teorema del valor medio

Aplicaciones de las derivadas. El t…

Ya hemos hablado en un pa...

Derivada de la función compuesta. Regla de la cadena

Derivada de la función compuesta. R…

Cuando en las matem&aacut...

Series infinitas de números reales. Series convergentes

Series infinitas de números reales.…

Las sucesiones de n&uacut...

La paradoja de Zenón

La paradoja de Zenón

El filósofo griego...

Prev Next

Las matemáticas y yo

matemáticas matemáticas

Yo y las matemáticas. Mis matemáticas y yo. Las matemáticas son mi vida. Las matemáticas me ayudan a estar vivo. Vivo con las matemáticas. Sin ellas yo no sería nada. Y la madre, la Matemática, la veo aún de lejos, como un dios en la frontera. Pero ¿qué?, ¿es que es distinta la Matemática de las matemáticas? Pues sí, es probable que sí, casi seguro que sí. En este humilde sitio Web hacemos matemáticas sin más. Aprendemos y eso es bueno. Pero, es cierto, la Matemática es otra cosa. Digamos que está más allá, que nos une y al tiempo nos separa. No se deja aprehender. Se deja ver en su existencia. Soy de los que creen que no la hemos creado nosotros. Ya estaba ahí. La Matemática. Podríamos entrar en aspectos internos, históricos, pero no es el momento.

Dicho esto y, en todo caso, después de años trabajando con las matemáticas en las aulas, mi ilusión son las matemáticas de andar por casa. Me gusta que la gente aprenda cosas, que sepa lo que hago, que se vean los ejercicios, los exámenes y todo aquello que trabajamos en clase. Debemos estar cerca. No es tan difícil. Hay alumnos que se aproximan con miedo y luego ven que esto de las matemáticas es más fácil de lo que parece. Eso sí, hay que aprender, sin remedio, ciertos rudimentos. Como cuando se aprende a leer y a escribir. A partir de ahí garantizo que para muchos las ganas de saber serán, si no inmediatas, inevitables. Hay un problema: llegada cierta edad otras cosas pueden y seducen. Vale, muy bien, pero las matemáticas están ahí, siempre estarán ahí. No son difíciles en el fondo. Pensadlo así. Aunque a veces dé la sensación de que las matemáticas crezcan y se multipliquen ramificándose, y parezcan más complicadas. Sí es cierto pero no es cierto. Somos nosotros los que somos más difíciles y más complejos. Si soltamos lastre veremos luz donde creíamos ver oscuridad. Veremos sencillez donde creíamos ver dificultad.

La materia que imparto, las matemáticas, las quiero como a mi vida. Es más, son parte de mi vida. La Ciencia, la Matemática, me ha dado la posibilidad de estar aquí y de hacer esto. Seguiré en la brecha intentando transmitir lo que sé.

¿Mis alumnos están ávidos de saber? No lo sé. Hay gente que dice que es más fácil alimentar por la curiosidad. Pero el curso nada más empezar se nos va. Y el siguiente también. Nos podemos tirar dos meses hablando del cubo de Rubik, de traslaciones y de giros, de combinatoria y de probabilidad en torno al misterioso cubo. Pero todo eso hay que ponerlo sobre el papel. Y eso también cuenta (y mucho), y es lo que cuesta. Es cierto que con ilusión cuesta menos. Cada unidad habrá de llevar su ilusión. Pero la ilusión por las matemáticas es difícil, muy difícil hoy por hoy, de transmitir. Aún así, lejos de tirar la toalla, me embarqué en esto, en este sitio. Y aquí está. Esto es un producto para ayudar, para dar a la gente de Secundaria y de Bachillerato ciertas facilidades que yo no tuve. Yo buscaba libros en estanterías perdidas. En lugares donde la humedad imperaba y donde, aún así, los libros me estaban esperando. Lo hago porque me encanta esto. Y lo seguiré haciendo. Si Dios quiere toda mi vida. Porque las matemáticas, la Matemática, y Dios, es probable que sean una misma cosa.

volver arriba

lasmatematicas.eu

Aplicaciones

Sígueme

webs de matemáticas