Menu
Distancia entre dos rectas que se cruzan. Perpendicular común

Distancia entre dos rectas que se c…

En un espacio de tres dim...

La regla de Cramer

La regla de Cramer

Consideremos un sistema d...

¿Necesitas ayuda con las matemáticas? ¿Piensas que nunca serás capaz de entenderlas?

¿Necesitas ayuda con las matemática…

Ahora puedes tener un pro...

Completando cuadrados. Aplicación al cálculo de primitivas o integrales indefinidas

Completando cuadrados. Aplicación a…

Supongamos que me piden c...

La Universidad Europea de Madrid (UEM)

La Universidad Europea de Madrid (U…

La Universidad Europea de...

Cuadratura de un segmento de parábola

Cuadratura de un segmento de parábo…

Una forma de acercarse al...

Prev Next

La componente estética de las matemáticas

La componente estética de las matemáticas

 Extraído del libro Experiencia matemática, de los autores Philip J. Davis y Reuben Hersch


 Muchos han sido los autores que han dado testimonio del atractivo estético de las matemáticas, tanto en su contemplación pasiva como en la investigación activa. Los autores clásicos, y los renacentistas, como Kepler, entonaron rapsodias a la "Áurea o Divina Proporción". Henri Poincaré aseveró que en la creación matemática el elemento dominante no es el lógico, sino el estético. Godfrey Harold Hardy escribió: "las formas del matemático, como las del pintor o las del poeta, tienen que ser hermosas...". El gran físico teórico Paul Dirac escribió que más importante es que haya belleza en las ecuaciones que uno formula, que hacerlas encajar con el experimento.

La ceguera e insensibilidad al componente estético de las matemáticas está muy difundida. Ello puede explicar lo corriente de sentir que las matemáticas son más áridas que el polvo, menos interesantes que una guía de teléfonos, o tan distantes de nosostros como las reglas de la caballería medieval. Por el contrario, la capacidad para apreciar y valorar este factor estético hace de las matemáticas materia extraordinariamente vivaz y maravillosamente apasionante, como ninguna otra creación de la mente parece serlo.

La belleza en las artes plásticas y en la música ha sido objeto de discusión desde los tiempos platónicos cuando menos. Para analizarla se han utilizado términos tan v agos como orden, proporción, equilibrio, armonía, unidad y claridad. En generaciones más recientes se han hecho tentativas para asignar medidas matemáticas de calidad estética a las creaciones artísticas. Con la incorporación de tales medidas a las reglas de composición de piezas musicales, y con auxilio del ordenador, por ejemplo, se ha visto que es posible recapturar en pequeña medida las cualidades mozartianas de un Mozart, pongamos por caso. No obstante, la noción de calidad estética subyacente sigue siendo muy escurridiza. Los juicios de carácter estético tienden a ser personales, a variar con las culturas y las generaciones, y a lo largo de los últimos años, las disquisiciones y análisis filosóficos sobre cuestiones estéticas han ido menos hacia la prescripiciones dogmáticas de qué es lo bello que hacia la discusión de cómo operan y de qué modo funcionan los juicios de valoración estética.

Existe en matemáticas el juicio estético. Tiene importancia, puede ser cultivado, puede ser transmitido de generación en generación, de maestro a alumno, de autor a lector. No obstante, la descripción formal de qué es y cómo opera es prácticamente nula. Los libros de texto y las monografías carecen de todo comentario de naturaleza estética sobrelos temas que tratan, a pesar de que su estética reside en el modo mismo de hacer y en la selección que compone lo hecho. La obra de arte (una escultura de un paso de la Semana Santa sevillana, por ejemplo) no va acompañada de una descripción verbal de la singular belleza que ha quedado tallada en sus molduras. Forma parte de una tradición estética y eso basta, salvo para el estudioso.

Se han hecho tentativas de análisis y aislamiento de los componentes de la estética matemática: la alternancia de tensión y alivio, la materialización de las expectativas, la sorpresa producida por la percepción de relaciones inesperadas o de elementos de unificación no sospechados, el sensual gozo visual, el placer que produce la yuxtaposición de lo simple y lo complejo, de libertad y de sujeción, y, evidentemente, el generado por todos los demás elementos estéticos familiares en las artes: armonía, equilibrio, constraste, etcétera. Se han hecho esfuerzos ulteriores tratando de localizar la fuente de estos sentimientos a nivel más profundo, en la psicofisiología o en el místico inconsciente colectivo de Jung. Ahora, si bien la mayoría de los matemáticos en ejercicio conceden a los factores estéticos gran peso y relevancia, y podrían añadir a la lista anterior categorías estéticas propias, cierto es que tenderían a mostrar escepticismo en lo tocante a explicaciones más profundas.

Los juicios estéticos pueden ser transitorios y encontrarse inmersos en las tradiciones de una edad y una cultura matemática concretas. Su validez es similar a la de una escuela o período artístico. Alguna vez, se mantuvo que el rectángulo más bello es el que tiene sus lados en razón áurea:

Tal afirmación no sería hoy tomada en serio por una generación que se ha educado en arte y arquitectura no clásica, a pesar de los experimentos de Fechner (1876) o de los de Thorndike (1917) que, según se dice, la respaldan. El placer estético que en nuestros días produce la razón áurea parece provenir, más bien, de la insospechada variedad de los lugares donde se presenta.

Tenemos, para empezar, la geometría del pentágono regular. Si el lado AB de un pentágono regular tiene longitud la unidad, cualquiera de las diagonales, como la AC, tendrá longitud

 Aparece después la razón áurea en las ecuaciones en diferencias finitas. Tomemos dos números al azar, por ejemplo, 1 y 4. Sumémoslos, obteniendo 5. Sumemos 4 y 5, y obtendremos 9. Sumemos 5 y 9, lo que da 14. Prosigamos indefinidamente, la razón de los números consecutivos, el mayor entre el menor, tiene como límite la razón áurea. Observémoslo:

\[\begin{matrix}1+4=5 & - & \dfrac{5}{4}=1,250\\& & &\\ 4+5=9 & - & \dfrac{9}{5}=1,800\\ & & &\\5+9=14 & - & \dfrac{14}{9}=1,555\\ & & &\\9+14=23 & - & \dfrac{23}{14}=1,643\\ & & &\\14+23=37 & - & \dfrac{37}{23}=1,608\\ & & &\\23+37=60 & - & \dfrac{60}{37}=1,622\\ & & &\\37+60=97 & - & \dfrac{97}{60}=1,617\\ & & &\\60+97=157 & - & \dfrac{157}{97}=1,618\end{matrix}\]

Finalmente, en la teoría de fracciones continuas encontramos la preciosa fórmula siguiente:

¿Qué diantres, se pregunta el novel, tendrán que ver entre sí todas estas situaciones tan diversas, si todas nos llevan a la razón áurea? Y la estupefacción cede paso al deleite, y el deleite, al sentimiento de que el universo está unificado de formas maravillosas.

Pero el estudio y la experiencia nos hacen cosechar sentimientos de muy distinta índole. Al trabajar intensamente en la teoría de diferencias finitas, lo inesperado deja de serlo, para convertirse en intuición sólida y efectiva, y el correspondiente placer estético queda posiblemente atenuado y, sin la menor duda, transformado. Se podría afirmar incluso que las situaciones "sorprendentes" suscitan una incómoda sensación de misterio, que nos esforzamos por eliminar creando una teoría general que contenga y homogeneíce todos los sistemas particulares. Así, los tres ejemplos de aparición de la razón aurea "phi" recién descritos pueden hallar cabida en una teoría general de valores propios de ciertas matrices. De esta forma, el intento de explicación de lo sorprendente se convierte en presión para efecturar nuevas investigaciones y alcanzar una comprensión más profunda.

volver arriba

lasmatematicas.eu

Aplicaciones

Sígueme

webs de matemáticas