Límite

Lo que trajo el viento tú te lo llevaste en un instante.

Y solo quedó el camino.

Lo que trajo la tempestad tú lo comprimiste ocupando el mínimo espacio.

Y solo quedó el cauce.

Lo que desviaron tus ojos entró en el campo de los sueños

y escapó a esta olvidada realidad.

Ahora ya únicamente existes

en ese terreno gaseoso y soluble de imágenes etéreas, oníricas.

Montado en la línea del tiempo espero la hora

para acometer la carrera que me llevará a tu finca de algodón

y confundirme con tus costillas.

Hasta entonces surcaré como siempre los atardeceres

en busca de esa oblicua nada que me espera constantemente allá, en el horizonte.

Hasta entonces, y no sin coraje, me iré desprendiendo de esta insoportable gravedad

que me atenaza para continua, aunque apenas imperceptiblemente,

llegar a ti sin llegar nunca.

Mi destino, mi límite, mi meta inalcanzable.

Allí aspiro a succionar, a robarte, en los alrededores de tu frontera,

acumulándome, alguna rebelde partícula escapada de tus cercanías.

Suspiro únicamente por una aproximación tuya.

Sobre Pedro Castro Ortega

Profesor de Matemáticas en el IES “Fernando de Mena” de Socuéllamos (Ciudad Real, Castilla-La Mancha).

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Check Also

Circunferencias tangentes

Tenemos dos circunferencias con radios \(a\) y \(b\), respectivamente, que son tangentes a la misma línea ...

Triángulo equilátero inscrito en un círculo

En un círculo se inscribe un triángulo equilátero de área 12 unidades cuadradas. ¿Cuál es el ...

entero

Mira hacia delante y ve el horizonte plagado de cepas. Y el sol reverbera cálido, ...

Las matemáticas y yo

Yo y las matemáticas. Mis matemáticas y yo. Las matemáticas son mi vida. Las matemáticas ...

A %d blogueros les gusta esto: